Ser autónomo experiencia personal

Ser autónomo, mi experiencia personal

Ser autónomo es una de esas cosas que parece que todo el mundo hace últimamente. En este artículo cuento mi experiencia personal, que seguro que cuando pase más tiempo tendré otra visión, pero no por mí si no porque habrán cambiado algo los de arriba. Crucemos los dedos.

No hay interés en que haya autónomos.

Yo soy muy dado a tirar de datos para hacerme idea de cómo está una cosa aunque no crea en nada en las estadísticas.

Una cosa son lo que dicen los datos y otra las estadísticas, pero vayamos al lío.

Según la información que me llega el 90% de las empresas en España son pymes y autónomos.

Yo creo que, con este dato en mente, podríamos pensar que el gobierno haría todo lo posible para que este tejido empresarial tan amplio tuviera el máximo de ventajas y apoyos.

Pues no.

Te crujen a impuestos.

Está estimado que un autónomo medio gasta el 50% de lo que gana en impuestos, ahí es nada, cuando las grandes fortunas no pagan ni el 3%.

O eso dicen.

En Estados Unidos, la gente lucha por ser emprendedora y no por ser funcionaria, casi como aquí.

Es otra cultura pero así se saca un país o eso parece.

Aunque según la siguiente infografía no hay muchos autónomos en Estados Unidos.

Comparto una infografía de @Statista_ES, como curiosidad para comparar el número de autónomos en España con respecto a otros países:

Número de autónomos en otros países

He aprendido la diferencia entre autónomo y freelance

Siempre he creído que era lo mismo por eso en algún sitio he dicho indistintamente que yo era autónomo o freelance, pero son cosas casi iguales.

La diferencia es de matiz, si haces trabajos eventuales o no superas el salario mínimo puedes ser un freelance.

Si se trata de una actividad habitual o el cliente te pide factura te toca darte de alta como autónomo.

En ambos casos has de declarar los ingresos.

Creía que sería caro darse de alta como autónomo.

No es necesario pagar para darse de alta, o al menos ese ha sido mi caso, pásate por la cámara de comercio de tu zona y ahí te informan.

En principio lo que sí necesitas y requiere dinero es una gestoría que te lleve toda la documentación para presentar los modelos a hacienda.

Es más barato que si lo haces por tu cuenta, te lo aseguro, aparte de que puedes meter la pata y equivocarte.

Es duro ser autónomo, pero tiene sus ventajas

He aprendido que tienes dos formas de enfrentarte al reto de ser autónomo.

Una es diciéndote lo difícil que es salir adelante y otra diciéndote que no hay otra forma mejor de realizarte profesionalmente.

Ambas son ciertas, pero la primera da más dolores de cabeza.

No voy a negar que si vienes de una empresa donde te pagaban religiosamente a final de mes…

…cosa que no todo el mundo puede decir, se hace muy cuesta arriba el no tener ingresos fijos.

No ves el día que tu negocio se haga sostenible en el tiempo, curras y curras muchas veces perdiendo el tiempo en tareas que no te aportan nada, es puro papeleo…

Bueno puedo estar explicando esto así todo el día.

Si eres autónomo no te voy a contar nada nuevo.

Pero quiero centrarme en algo que me ha sorprendido gratamente y que hace que ser autónomo, de momento, no lo cambie por nada.

Ser autónomo, ahora no lo cambio por nada.

Cuando trabajaba por cuenta ajena, tenía que guiarme por un patrón externo a mí, como es lógico, no van a contratarte para que tú hagas de guía en una empresa que no es tuya.

Pero eso es precisamente lo que más satisfacciones me produce ser autónomo.

Soy yo el que lleva la batuta, si me equivoco soy yo el que se equivoca y aprende, mejoras sí o sí, siempre.

Si me quiero echar una bronca se convierte en una autocrítica que hace que mejore profesionalmente y mucho, ya no me caen broncas porque el jefe haya tenido un mal día.

Eso lo estoy notando mucho, sobretodo a nivel físico.

Y si te dedicas a eso que realmente te gusta eres tú el que lo está sacando adelante y nadie más.

Ahora parece algo sin importancia, pero a la larga, la tiene.

Bueno, claro, puedes tener ayuda que siempre es de agradecer, pero cuando estás enfrascado en un proyecto y lo ves de arriba a abajo, sin obstáculos, sin grietas que no sabes qué se ha perdido por ahí, empiezas a crear una idea global donde a mí, al menos, puedo ver los puntos débiles, tanto de mi persona como del proyecto en sí y mejorarlos más adelante.

Mejoras en tus puntos débiles.

Cuando eres consciente de tus puntos débiles, empiezas a cambiar de patrón de pensamiento y se convierte en una motivación.

Por ejemplo.

Cuando empecé a “vender” mis proyectos, me atascaba constantemente, mi comunicación era de todo menos fluida, se me secaba la garganta, la timidez me podía jugar malas pasadas.

Y me costaba mucho crear comunicación, lo reconozco.

Tampoco sabía poner precio a mis proyectos, ni tenía una estrategia de venta, ni mil y una cosas.

Después de algunos cursos y alguna que otro charla puedo decir, que ni me conozco.

Mi comunicación ha mejorado varios enteros y todavía me queda mucho, pero ya soy capaz de escribir en un blog sin tardar semanas en publicar un artículo que, por más que quiera nunca será perfecto.

Esto es un avance personal y profesional muy importante que sólo lo he podido conseguir siendo autónomo.

Bueno, para ser precisos, sólo lo puedes conseguir si tienes ese reto delante y además no puedes escapar de él (risas flojas).

Cuidarse es fundamental

Ser autónomo para mí significa engordar, como toda la porquería que se te ponga por delante con tal de dar fin a mis inquietudes y miedos.

Al principio el comer se manifestó como una válvula de escape para calmarme, ya que no sabía ni por dónde empezar.

Quería aplastar con mis dientes las ideas negativas, los “ysis” … y si no me sale así, y si no soy capaz, y si…

Pero lógicamente así no llegamos nadie muy lejos.

Y esto no es una maratón ojalá, esto es una Titan Desert.

Titan desert y ser autónomo

Me he dado cuenta de que hay que cuidarse.

Todos los días.

Aunque sea un paseo de 30 minutos diario, estirarse.

Es importante porque además cuando desconectas las cosas vuelven a su cauce.

Si tienes 15 minutos diarios incluso puedes mejorar físicamente con una aplicación llamada Freeletics, no necesitas prácticamente nada, sin pesas, en casa y a tu ritmo.

El éxito es un conjunto de éxitos.

Si eres autónomo y tienes un niño o niña pequeños, bienvenido al club.

Igual piensas que dedicarle muchas horas al trabajo te dará una fuente de ingresos para tu familia y los nuevos miembros de tu familia.

Y pensarás que hay que sacrificarse y que hay que dedicarle 25 horas al día para tener más y más trabajo y así algún día tu hijo puede tener aquello que sus amigos tenían.

Mentira.

Simplemente es una historia mental.

Y te diré por qué.

Sólo puedes hacer lo que puedas hacer hoy y ahora.

Cuando estés varias horas trabajando y no puedas ver a tu hijo porque tienes en mente el currar duro, te estás perdiendo dos cosas.

Una, el instante en que tu hijo está en casa y no estás con él, nunca se repetirá. Nunca.

Si tiene dos años y lo ves como loco correr por casa sonriendo o trasteando por los cajones con toda su inocencia, eso nunca más lo volverás a ver tal cual.

Y si no tienes hijos es similar. Sólo se vive en los momentos que ya han pasado.

Dos, si ya le has dado caña durante el día y has pasado X horas trabajando sentado o de pie, pero con posturas muy repetitivas, tu salud se resiente.

Ahora no lo notas, pero más adelante sí y tambíen lo digo por experiencia.

Así que lo que estés ganando ahora de dinero te lo tendrás que gastar en fisios, osteópatas o médicos más adelante.

Aparte de que no dan premios por ser el más cansado de la semana, no confundir con ser el más cansino, que también 🙂

Bueno reconozco que he exagerado bastante, porque si disfrutas de tu trabajo y notas que se te pasan las horas, todas estas cosas no te importarán mucho.

Pero el cuerpo es una máquina y como tal se estropea y los instantes son eso instantes, momentos que nunca volverán.

¿Dónde está el éxito?

Así que si ganas 30.000 euros al año y sólo ofreces cosas con dinero o no has ofrecido tu tiempo o atención a tus seres queridos más cercanos por tener tanto trabajo, eso no es éxito.

Es un enorme fracaso basado en una ilusión llamada dinero.

Sí digo ilusión, porque tú y yo creemos en el dinero. Cuando piensas “necesito dinero” es una creencia y toda creencia necesita un futuro o un pasado.

¿Justo ahora necesitas dinero?¿Justo ahora? No.

Esto da para mucho debate lo sé. Coméntame tus ideas al final del artículo.

¿Dónde está la clave?¿Qué es lo que me hace avanzar?

Sin ninguna duda.

Disfrutar.

Si disfrutas tu trabajo, eso se transmite. Y si transmites buen rollo y trabajas bien, te van a recomendar.

Y la recomendación es la primera forma de hacer crecer tu negocio.

He llegado a un punto en que si estoy en un momento en que estoy haciendo algo que me tiene bloqueado o amargado, simplemente lo dejo, lo aparco.

Si puedo me pongo con otra cosa o me doy una vuelta.

La base es no perder la motivación.

Ese es el motor y el camino.

No vas por el camino de crecer si no disfrutas, así que estate atenta o atento.

Cuando te ocurra para y replantéate las cosas.

No es ni mucho menos un consejo, es mi forma de pensar y como tal me vale a mí, pero tal vez te sientas identificado.

Tener una web, también es importante.

Bueno aquí se me nota que soy autónomo porque no me corto al ofrecerte y decirte que te hagas una página web.

Es a lo que me dedico, pero sin ser tan “directo” he de decirte que hay muchas razones para tener una web entre ellas compartir estas ideas contigo.

Fuentes:
Las imágenes son de Pexels: Imágenes libres para tu sitio web.
Si tienes 23 min y quieres ver un vídeo de inspiración: Vídeo entrevista a Emilio Duró.
La infografía es de @Statista_ES

¿Cuál es tu experiencia como autónomo o freelance?
¡Me encantaría saberlo!.

Artículo escrito el día 28-Jun-2016

3 comentarios en “Ser autónomo, mi experiencia personal

Deja un comentario